25 septiembre, 2005

Sumiller

En http://www.elcastellano.org podemos leer su interpretación etimológica de este término que no deja de ser curiosa, aunque siempre había utilizado la palabra francesa y "sumiller" me suene a lugares poco higiénicos:

En los restaurantes más refinados, raramente falta la figura del ‘sumiller’, un especialista en vinos cuya formación le permite recomendar a los comensales qué vino se adecua mejor a cada plato. Si es un estudioso de su profesión, el ‘sumiller’ conocerá la historia de cada vino, lo sabrá todo sobre la región donde ha sido producido y podrá incluso aconsejar al cliente sobre las características de cada cosecha.
La palabra española *sumiller* proviene del francés *sommelier*, del mismo significado.
Se cuenta que en la Francia medieval los señores solían llevar consigo en sus viajes a un funcionario que se encargaba de transportar sus pertenencias más valiosas, entre ellas, sus mejores vinos, y lo cargaban todo en burros y mulos, llamados en francés *bêtes de somme* (bestias de carga). Estos funcionarios se llamaban *sommerier*, nombre que en el francés moderno fue alterado a *sommelier* para designar no ya a los que cargan los vinos sino, como vimos más arriba, a los que se especializan en ellos.
*Sumiller* es palabra usada más bien en España, puesto que en América se suele utilizar el vocablo francés.

24 septiembre, 2005

Dvinos


En uno de los comentarios a nuestros posts, se nos invitaba a visitar el vinícola blog chileno de El mercurio y... de él destacamos http://www.dvinosblog.cl/archives/cat_aprende_a_catar.html para libar con conocimiento de causa.

Por narices

Inventan una «nariz electrónica» que permitirá saber la calidad del vino antes de su elaboración
Valencia. Agencias
El Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias ha inventado un dispositivo electrónico a través de sensores de gases que permitirá estimar la calidad de productos alimentarios en forma líquida, como por ejemplo, el mosto, el aceite de oliva, la leche o el zumo de naranja. Según Abelardo Gutiérrez, responsable del laboratorio de sensores del Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias, en el caso del mosto "se podrá estimar su calidad a la entrada de la bodega" y sabiendo qué uvas están en buen estado "se podrían obtener vinos de alta calidad". Abelardo recalcó que actualmente "sólo se miden los contenidos en azúcar, parámetros muy básicos que no estiman la calidad de la uva" sino que indican "el grado en alcohol que va a tener el vino final", y que gracias a esta "nariz electrónica" "se podría estimar la calidad, saber que están en buen estado". El responsable del laboratorio de sensores del IVIA comentó que su proyecto es "vanguardista". "Surge como una necesidad que hay en el sector debido a la inexistencia de dispositivos que controlen la calidad en la entrada de la bodega". Gracias a este dispositivo se podrá rechazar "la uva que está en mal estado sanitario, que va a producir seguro vinos de mala calidad". La nariz electrónica evalúa la calidad del líquido a través de diferentes sensores de los gases que emana dicho líquido. Según Abelardo Gutiérrez, "este proceso dura unos cinco minutos, por tanto es un proceso rápido, en el cual obtenemos la reacción de cada uno de los sensores de gases frente a una muestra de mosto. Estudiando esta reacción, podemos establecer el estado sanitario del mismo". Gutiérrez reconoció que en la actualidad existen "narices eletrónicas comercializadas pero son bastante caras, estamos hablando de 60. 000 euros". Además, apuntó que por una parte "no se pueden adaptar a cualquier tipo de producto aunque el fabricante diga que sí", y por otra, que el propio comprador es el que debe establecer el "proceso de selección de sensores y calibración" que es "engorroso, complejo, incluso lento". El responsable del laboratorio de sensores del IVIA señaló las ventajas de la utilización de la nariz artificial ya que optimizaría el proceso de producción de vinos de calidad: "Económicamente sería rentable porque sería un proceso rápido que se podría hacer justo a la entrada del producto, por lo tanto estamos hablando tanto de ahorro de tiempo como de dinero. Además de que obtenemos vino de buena calidad". Por otra parte, indicó que gracias a esos resultados se podría recompensar al agricultor que coseche uvas de calidad: "al agricultor se le podría pagar no sólo por el grado de azúcar y la producción, sino por una buena vendimia, por unos buenos cuidados en el campo que le haga obtener una buena uva", que vaya a producir "un vino de calidad aceptable". Abelardo Gutiérrez, explicó que como el IVIA es un centro de transferencia de tecnología están a la espera de que una empresa privada establezca "un convenio de desarrollo comercial" con ellos para que la "nariz artificial" pueda comercializarse. Cuando así sea, esta nariz artificial saldría al mercado por "un precio que estaría en los 3. 000 euros". Por lo que la bodega "la podría amortizar a relativamente corto plazo", conluyó Gutiérrez.
Leído en El decantador y copiado literalmente de http://www.abc.es/especiales/index.asp?cid=13940

07 septiembre, 2005

Para conservar bien el vino

1/ El aire
Es el enemigo principal del vino, pero no interviene mucho en la conservación ya que, en general, las botellas están taponadas.

2/ Los olores
El vino odia que estén cerca olores como el petróleo, el ajo, la patata germinada, el queso y cualquier olor que se asemeje al de la putrefacción. Hay que tener en cuenta que apenas unos meses de vecinaje con ajos trenzados bastan para modificar el gusto de una botella.

3/ La luz
Un largo período de exposición a una luz cruda seguramente modificará la botella, aunque éstas sean tratadas anti-UV (incluso las blancas) y soporten perfectamente una luz suave continua o cortas exposiciones a una luz viva. Así que para conservar vino ignorad una habitación bañada por el sol, pero que tampoco necesitemos un perro lazarillo para ir a buscar las botellas.
El cava, sin embargo, es mucho más sensible que los otros vinos. Enre una y dos semanas de exposición bajo la luz de los neones de un supermercado bastan para que el mejor de los cavas tome "sabor de luz", es decir que su sabor se asemeje al del agua con gas ferruginosa (esto era para el cava francés, que a mí siempre me había sabido a gaseosa...)

4/ Las vibraciones
Evite que el calentador esté cerca, así como la lavadora o la secadora. Lo mismo vale para una pared cerca del tunel del metro.

5/ La temperatura
La temperatura ideal está comprendida entre 12 et 14°C. De hecho se conserva correctamente entre 0 y 25º. Si siempre está a 25º, tendremos que sumar un año de envejecimiento suplementario cada quince años. Hay que envitar, por contra, los cambios bruscos de temperatura, por ejemplo, cortar la calefacción por las noches. Como contra ejemplo: los vinos "sin azufre" que no soportan las temperaturas superiores a 16º podrían retomar su proceso de fermentación.

Extraído de C'est moi qui l'ai fait.

02 septiembre, 2005

El bar en casa

Éste es el título de una web que acabo de encontrar y que tiene un montón de secciones con un gran sentido del humor y curiosa. La encontraréis en http://piponet.eresmas.com/index.html
Merece la pena que os miréis detenidamente todas las secciones. ¡Os encanatarán y divertirán!
Admiten que se le ñadan más cosas.
Animaros a contribuir.
¡Todo sea por Baco y las Bacantes! Bueno, y si os empeñáis, también por las Bacanales.